Inicio  
  
  
   La belleza femenina.
Buscar

Kamasutra
  • Todas las posturas
Servicios
  • Listas de boda
Atracción sexual
Commentar

La belleza femenina. Cánones y estereotipo

«Es mejor un beso húmedo que un coito rápido.» Este aserto del libro persa El jardín perfumado expresa el potencial erótico que los labios pueden llegar a encerrar. La boca es, junto con los genitales, una zona erógena de primer orden, ya que posee una exquisita sensibilidad erótica.

La belleza femenina.
© Thinkstock

Pero el significado de la boca va más allá. Mediante los besos la persona puede expresar innumerables sentimientos, que van desde una dulce ternura a la pasión más irrefrenable. Esta capacidad y versatilidad de los labios para dar y recibir afectividad y sensualidad se traduce en la innegable carga erótica que en nuestra sociedad poseen.
La acumulación de grasa en las nalgas de la mujer, y el hecho de que éstas sean más pronunciadas que en el hombre, es un rasgo específicamente humano. La atracción que las nalgas femeninas desencadenan en el hombre es tan innegable que se ha llegado a establecer una división entre aquellos hombres que se sienten atraídos por los pechos y los que prefieren las nalgas. Por otra parte, para ambos sexos resulta agradable acariciar o ser acariciado en esta parte del cuerpo.
Aunque no es una costumbre tan generalizada, ya que depende de normas culturales y preferencias personales, la estimulación de la zona anal también forma parte con frecuencia del juego sexual. La región anal comparte las mismas raíces nerviosas que los genitales, por lo que posee igual sensibilidad. Ya que se trata de una zona que no posee lubricación hay que actuar con la máxima delicadeza y contar, si es preciso, con algún lubricante. Asimismo es fundamental mantener unas mínimas medidas de higiene, como no introducir en la vagina los dedos o el pene previamente introducidos en el recto, dado el riesgo de infección que este comportamiento puede suponer.
Los pechos son otro factor clave de atracción sexual. Aunque en algunas culturas no son considerados como especialmente eróticos, en casi todas las sociedades, incluida la nuestra, existen cánones de belleza muy estrictos al respecto. Según la regla más generalizada, un busto caído no resulta seductor. En nuestra cultura occidental está muy enraizado el mito erróneo de que las mujeres con pechos más abundantes son sexualmente más ardientes. Tal vez por ello la mayoría de revistas «para hombres» prefieren mostrar chicas con proporciones pectorales más bien generosas, fomentando así un criterio estético de preferencia por las mujeres de grandes senos. Este criterio, de todos modos, oscila con las modas y, en último caso, no depende únicamente del tamaño. Una forma bonita, un balanceo gracioso o la proyección de los pezones bajo una camiseta ceñida son factores que pueden hacer un pecho mucho más atractivo que el solo hecho de poseer un gran volumen. Hay una gran variabilidad personal en cuanto a la capacidad de excitarse mediante el estímulo de los pechos y los pezones. Mientras hay mujeres que pueden ser llevadas al orgasmo mediante estas caricias, otras no hallan ningún placer en este tipo de estimulación. Naturalmente, ninguno de estos extremos supone en modo alguno una alteración.
Aunque no se halla habitualmente tan a primera vista, la vulva constituye, como zona erógena de primer orden, una región del cuerpo especialmente implicada en el comportamiento sexual. En aquellas sociedades en las que se expone a la vista de los demás, existen criterios de belleza bien definidos que se aplican sobre determinados elementos vulvares. Así, en numerosas culturas se aprecian los labios menores alargados. Por ello en estos grupos es frecuente que las muchachas intenten alargarlos, normalmente tirando de ellos. En nuestra sociedad no existen estos cánones tan estrictos.

Publicado el 16/07/2010Comentar


Más información sobre este tema:


Newsletter

ciao
Foro Sexualidad

El test destacado

¿Eres una bomba sexual?

Test Pareja

¿Eres una bomba sexual?