Inicio  
  
   Sodomía
Buscar

Servicios
  • Listas de boda
Kamasutra
 
Tu nombre :
Tu e-mail * :
Nombre del destinatario :
E-mail del destinatario * :
Tu mensaje :
*campo obligatorio
¡Tu mensaje ha sido enviado!

Sodomía

Numerosos hombres, heterosexuales u homosexuales, adoran practicar la sodomía. Este acto pone en juego a la vez una fantasía sexual fuerte y sensaciones intensas.

¿Por qué a los hombres les gusta el sexo anal?

Sodomía
© Alejandro Rodriguez

Muchos creen que la sodomía es exclusiva de los homosexuales. Nada más lejos de la realidad. Una encuesta demuestra que sólo el 60% de los homosexuales han tenido sexo anal en los meses anteriores, y el 30% de los heteros lo incluyen en sus juegos sexuales. Si bien los hombres gustan de penetrar a su compañera, también disfrutan cuando su pareja les penetra con un jugueteo los dedos. Un agradable cambio de proceder sexual, la experiencia también procura a la pareja un crecimiento integral del placer.

Si además la mujer sabe apreciar el gozo intenso y más punzante que la penetración vaginal, el hombre recibirá una gratificación que reforzará el placer conseguido en el acto. Por supuesto, ya que hablamos de placer, hay cosas para todos los gustos, y los o las que no tienen ganas de probar son seguramente muchos.

¿Cómo practicar la sodomía o penetración anal?

El sexo anal, como cualquier otra práctica sexual, requiere el consentimiento de ambos miembros de la pareja. Una sorpresa no siempre es bien acogida y en este tipo de prácticas puede que menos aún. En el caso de una pareja que decida lanzarse a probar la penetración anal, es importante establecer un pacto de confianza en el que si uno de los dos quiere parar, el otro lo acepte para así pasar a otras posturas más placenteras para ambos.

Para evitar una relación anal dolorosa, es importante que el ano esté lo suficientemente dilatado y lubrificado. Por ese motivo, es necesario prepararlo para la penetración mediante caricias, masajes o penetraciones digitales. El viaje hacia el séptimo cielo será más que agradable.

En cuanto a la lubrificación, no te quedes a medias. Vale más pasarse con la dosis que quedarse corto. La penetración anal es una relación sexual que demanda dulzura, empieza despacio, avanza progresivamente y piensa en hacer algunas pausas si fuese necesario. Asociar esta penetración a una estimulación del clítoris permitirá potenciar el placer de ambos miembros de la pareja. Para más información sobre el orgasmo anal, consulta nuestro artículo.

Penetración anal: diferentes posturas

Para las parejas en que ambos estén interesados, la sodomía homosexual o heterosexual se puede llevar a cabo en distintas posturas. El perrito parece ser la preferida, porque priman las nalgas y las caderas, que son estimulantes eróticos muy potentes. Pero algunos consideran más cómodo estar boca abajo en la cama. Echarse de costado es también muy agradable, más suave y permite rozamientos y sensaciones diversas según la posición de las piernas al entrelazarse.  

Sin embargo, un buen número de hombres y mujeres rechazan ser penetrados sin ver a su pareja y quieren posiciones cara a cara durante la sodomía. El pasivo puede echarse sobre su espalda y el activo se pone entre sus piernas. También, el activo sentado o de rodillas, mientras que el otro se sienta sobre los muslos de su pareja. Siempre tendrán sensaciones fuertes y las manos serán libres de dar todas las caricias deseadas.

La variedad de las posiciones para la sodomía es así tan grande como para la penetración vaginal. Las parejas que se interesan en este juego tienen un buen margen de libertad para encontrar lo que mejor les convenga.       

Dr. Yves Ferroul

Más información sobre este tema:


Newsletter

ciao

El test destacado

¿Eres una bomba sexual?

Test Pareja

¿Eres una bomba sexual?