Inicio  
  
  
   Un orgasmo con ejercios de Kegel
Buscar

Kamasutra
  • Todas las posturas
Servicios
  • Listas de boda
Anorgasmia
Commentar

Un orgasmo con ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel constituyen una de las mejores maneras para llegar al orgasmo. Ayudan a contraer y relajar los músculos pubcoccígeos (PC), en la pelvis. Se pueden practicar en cualquier momento y en cualquier sitio, y son tan sencillos que ni siquiera hace falta que acudas a un especialista para aprendértelos.

Un orgasmo con ejercios de Kegel
© Thinkstock

Fueron descritos por el doctor Arnold Kegel para solucionar los problemas de incontinencia urinaria de sus pacientes.
Hay varias maneras de realizar los ejercicios de Kegel, pero todas se basan en contraer y relajar el músculo PC, (también conocido como músculo del suelo pélvico) en repetidas ocasiones, con el objetivo de incrementar su fuerza y resistencia.

El músculo PC es el principal músculo del suelo de la pelvis. Tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga. La manera más sencilla de reconocer el músculo perineal es deteniendo la micción a intervalos. Si puedes hacerlo, incluso aunque sea parcialmente, habrás localizado los músculos que deberás ejercitar para los ejercicios de Kegel.
Siéntate con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes unos músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos; no la realices habitualmente como un ejercicio más, ya que podría causarte una infección de orina.

Otra forma de identificación consiste en insertar un dedo limpio en la vagina e intentar apretarlo. Si notas algún movimiento muscular es que has dado con él.
Intenta repetirlo tantas veces al día como puedas, empezando por unas 50 hasta alcanzar las 300 al día.
A medida que tu musculatura esté más tonificada, podrás notar que aprietas más.
Una vez has identificado los músculos del suelo pélvico, puedes hacer los ejercicios de Kegel cuando y donde quieras, ¡porque nadie sabrá que los estás haciendo! Puedes hacerlo sentada, tumbada o de pie.
Al principio, puede que estos músculos estén muy débiles (se van debilitando con la edad, por eso hay cierto número de mujeres que padecen incontinencia urinaria, porque los músculos PC son los encargados de contraer la orina) y que no notes que se contraen, pero al cabo de unos cuantos ejercicios lo notarás perfectamente.
Si tras realizar los ejercicios te notas fatigada, con dolor en la espalda o músculos abdominales, o irritabilidad nerviosa, es un signo de que estás apretando también con los abdominales, la espalda, los muslos o los glúteos. Intenta relajarte y contraer solamente los músculos del suelo pélvico.
Pero también puedes practicar estos ejercicios durante el coito: cuando vayáis a comenzar la penetración, es mejor que ella se coloque encima para que pueda medir mejor sus movimientos. Cuando el pene haya entrado en la vagina, ella tan sólo debe tensar y relajar su músculo PC. Él lo notará, y ella, por supuesto, también. Podéis estar así durante un rato y ponerlo en práctica siempre que queráis.

El músculo PC ha sido bautizado en algunas obras como el músculo sexual por excelencia, y la verdad es que el sobrea tener orgasmos cuando lo desees. Contraerlo aumentará el placer que sientes y la facilidad de alcanzar un orgasmo a partir de la estimulación tanto clitoridiana como vaginal. Cuando contraes el músculo PC, se incrementa el flujo de sangre hacia la vagina y el perineo, lo que aumenta la
energía sexual y la lubricación. También se consigue un mayor poder de concentración en los genitales, lo que favorece en gran medida la consecución del orgasmo.

- No es una técnica, sino más bien un consejo: habla con tu pareja, explícale tus dudas. No olvides que es imposible mantener una buena relación sexual si la relación personal se deteriora. Por eso es importante que le pidas a tu pareja todo aquello que necesites o quieras. Hazlo sin miedo porque lo más probable es que él reaccione gustoso a tus deseos.
Si estás enfadada o resentida, tu estado de ánimo se dejará notar durante la relación sexual. Si hay algo que te preocupa, o algo que no te atreves a expresar, eso también se notará.

- ¿Y por qué no utilizar un vibrador? Quizá te hayas formulado esta pregunta en alguna ocasión. Pero es probable que tú misma hayas respondido rápidamente que no, movida por algún prejuicio. Pero si crees que puedes encontrar placer en un vibrador, lánzate a usarlo. No hay motivo alguno para no hacerlo, no se trata de ninguna aberración, en contra de lo que suponen algunas personas (en Norteamérica, por ejemplo, es bastante habitual, y las mujeres hablan de ello sin tapujos). Usar este aparato que vibra suavemente puede ser de gran ayuda para alcanzar el orgasmo.
Eso sí, elige bien el que sea más adecuado para tus necesidades, y siempre en una tienda especializada.
Háblalo con tu pareja, porque la clave de una buena relación sexual es la comunicación. Al principio reaccionará con algo de enfado, probablemente, debido al típico orgullo masculino (pensará que le intentas reemplazar o que su pene no es lo suficientemente agradable para ti), pero hazle ver que ambos pueden ser perfectamente compatibles, ya que incluso él puede estimularte con el vibrador.

Publicado el 12/02/2010Comentar


Más información sobre este tema:


Newsletter

ciao

El test destacado

¿Eres una bomba sexual?

Test Pareja

¿Eres una bomba sexual?